HIERVE 1 DIENTE DE AJO CON LECHE ANTES DE DORMIR

Funciona como rejuvenecedor:
El ajo es un antioxidante que te ayudará a tener la piel más brillante y limpia, y la leche contiene vitamina A que mantiene la piel nutrida. Ambos son una buena mezcla para que tus células sigan funcionando.

Protege el hígado:
Ya que el hígado es muy importante para la filtración de la sangre, las vitaminas A, B, y C que contiene el vaso de leche con ajo, lo ayudará mantener su funcionamiento regular.

Tomar leche con ajo también reduce el colesterol y los triglicéridos. Solo debes calentar la leche y echar los ajos antes de su punto de ebullición. Recuerda limpiar los ajos antes y laminarlos o dejarlos enteros, según tu gusto. Deja enfriar unos minutos y disfruta tomarlo cuando esté tibio. Mejora la circulación.

Ingredientes
3 dientes de ajo pelados
1 vaso de agua (250 ml)
2 vasos de leche o bebida vegetal (500 ml)

Preparación
En primer lugar, limpia los ajos. Puedes dejarlos enteros o laminados, según prefieras.
A continuación, pon una olla con agua a hervir. Cuando alcance su punto de ebullición, agrégale los ajos pelados y deja que se cuezan unos minutos.
Aparte, pon a calentar la leche y mantente removiéndola para que no se queme. Si alcanza su punto de ebullición, apaga la hornilla y pasa la leche caliente al recipiente con agua y ajo.
Espera a que se reduzca un poco el líquido. No remuevas.
Una vez se haya reducido un poco, apaga la hornilla y deja enfriar el líquido hasta alcance una temperatura apta para el consumo.
Sirve y bebe con calma, unas dos o tres horas antes de irte a dormir.

Recomendación
Es posible que al principio el sabor no sea muy de tu agrado. Para disimularlo, puedes añadir un toque de miel a la bebida o un poco más de leche (no demasiada, ya que la idea no es que luego tengas que levantarte varias veces en la noche a orinar).